Última actualización: Septiembre 2017
NUESTRA MADRE HABLA SOBRE...


       En el año 2005 Nuestra Madre hace referencia a una serie de INSTRUMENTOS DE VIDA necesarios para la salvación de las almas. Debido a la importancia de dichos Instrumentos y a que la Santísima Virgen insiste en numerosas ocasiones en la necesidad del cumplimiento de los mismos, hemos creído conveniente incluirlos en esta sección para que podamos acceder a ellos con mayor facilidad y así tenerlos presentes en nuestra vida diaria.


"Esto es lo que quiero que cumpláis, mí rebaño de Amor, Casa de Nazaret y Faro de Luz.

Los instrumentos de las buenas obras, hijos míos, son:

El Primero: Amar a Dios con toda el alma y con todas las fuerzas.

Después:

02. Amar al prójimo como a uno mismo.
03. No matar.
04. No fornicar.
05. No hurtar.
06. No codiciar.
07. No hablar mal de tu hermano.
08. No levantar falso testimonio.
09. Honrar a todas las criaturas.
10. No hacer mal a tu hermano, lo que no quieras para ti.
11. Negarse a sí mismo, para seguir a Cristo.
12. Castigar el cuerpo, quien soporte las disciplinas.
13. No darse el regalo de las cosas del mundo.
14. Amar el ayuno, hacer ayuno.
15. Socorrer a los pobres.
16. Vestir al desnudo.
17. Visitar a los enfermos.
18. Estar con los atribulados.
19. Consolar a los que están tristes.
20. Aborrecer todo aquello malo y conducta del mundo.
21. No anteponer cosa alguna al amor de Mi Hijo.
22. No dejarse llevar de la ira.
23. No os venguéis de vuestros hermanos.
24. No deis la paz con fingimiento.
25. Haced caridad, no la abandonéis.
26. No juréis para que no os expongáis a jurar en falso.
27. Decir siempre la verdad, con el corazón y con la boca.
28. Amar a todos los enemigos.
29. Bendecir a todos los que os maldicen y bendecir a los que lo hacen.
30. Sufrir cuando os hagan mal y bendecidles a todos.
31. No seáis soberbios.
32. No ser voraces.
33. No ser perezosos.
34. No murmuréis.
35. No ser maldiciente.
36. Poner toda vuestra confianza en Dios.
37. Cuando viene algo bueno atribúyelo a Dios y no a ti mismo y al contrario, impútate siempre a ti y no a Dios lo malo que hubieses hecho.
38. Temer el Día del Juicio.
39. Temblad cuando penséis en el Infierno.
40. Espera con alegría en el corazón por la vida Eterna.
41. Todos los días tener presente que Dios está mirando todo.
42. Todos los días tener presente la muerte.
43. Velad todos los días por vuestra conducta.
44. Guarda tu lengua de malas palabras y viciosas.
45. No hablar mucho, sino lo necesario.
46. Llevar el Evangelio de Mi Hijo por el Mundo.
47. Ocupar el mayor tiempo en la oración.
48. Confesar todos los días a Dios en la oración, con lágrimas en los ojos, pensando tus pecados y enmendarse de todos ellos.
49. No querer ser tenido por santo antes de serlo, pedir a tu Dios que te ayude a serlo.
50. Practicar todos los días la obra buena.
51. Amar a la caridad.
52. Amar a la castidad.
53. No aborrezcáis a nadie.
54. No ser envidiosos ni celosos.
55. Retiraos de las disputas.
56. No caigáis en las vanaglorias.
57. Orar por los enemigos por amor a Cristo, Mi Hijo.
58. Reconciliarse con aquellos que hayáis tenido alguna discordia.
59. No desesperar jamás de la Misericordia de Dios.
60. Ser obedientes unos con otros y ser humildes. Pensar que el que está a tu lado es Jesús, Mi Hijo.

Estos son los instrumentos para vosotros, mis hijos: vivid en pobreza, no améis tesoros de la tierra, atesorad los tesoros espirituales del Cielo, vestid con dignidad, no provoquéis al mundo con las modas, sed recatados en el comer y en el vestir. Cuando estéis unidos, meditad el Evangelio de Mi Hijo, respetaos todos por igual y llevad al mundo el amor de Mi Hijo, el Mío y también el vuestro, hijos míos.

Estas son las reglas que os doy para la salvación de las almas.

Vuestra Madre os ama, María, María..."